Rollitos de pollo con beicon, jamón y queso

1492406971332

Ingredientes:

  • 600 g de pechuga de pollo fileteada
  • 200 g de jamón york en lonchas o pavo
  • 200 g de beicon en lonchas
  • 200 g de queso en lonchas
  • 100 ml de vino blanco
  • Rúcula
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

 

Aplanamos un poco los filetes de pollo para que queden finos y los salpimentamos.

Cubrimos cada filete con el bacon, el jamón y el queso, que previamente habremos cortado del tamaño de los filetes. Añadimos unas hojas de rúcula y los enrollamos clavándoles un palillo para que no se deshagan.

Pasaremos los rollitos por harina.

Pondremos una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva y doraremos los rollitos por todos los lados. Cuando los rollitos estén dorados, les echamos el vino blanco, taparemos la sartén y lo dejaremos a fuego suave hasta que los rollitos estén tiernos. Retiraremos los rollitos de la sartén y los cortaremos en rodajas gruesas.

Anímate a probar esta receta. Si te ha gustado, dale a me gusta, suscríbete y visita el canal de YouTube, el Facebook y el instagram de De la nevera a tu mesa.

Cocktail de gambas con cogollos de Tudela

IMG_2646

Ingredientes:

  • 2 cogollos de Tudela (también se puede usar lechuga)
  • 100 g de gambas cocidas y pelada
  • Media manzana
  • Salsa rosa

Partimos en trozos pequeños los cogollos de Tudela. Partimos también la manzana en trozos pequeños y las gambas. Mezclaremos todos los ingredientes y lo serviremos en una copa con la salsa rosa por encima.

Anímate a probar esta receta. Si te ha gustado, dale a me gusta, suscríbete y visita el Facebook y el Instagram de De la nevera a tu mesa.

Tarta de queso Philadelphia sin horno

Tarta de queso

Ingredientes (para un molde de 18 cm):

  • 250 g de queso crema tipo Philadelphia
  • 250 ml de nata 35 % materia grasa (crema para batir)
  • 4 hojas de gelatina neutra ó 7 g de gelatina neutra en polvo
  • 50 g de azúcar
  • 50 g de galletas tipo María
  • 25 g de mantequilla
  • 150 g de mermelada de fresa ó frutos del bosque

En primer lugar, trituramos las galletas. Podéis hacerlo con una procesadora de alimentos o metiéndolas en una bolsa y aplastándolas con un rodillo.

Cuando las galletas estén bien trituradas añadiremos la mantequilla previamente derretida y lo mezclaremos todo bien.

Engrasamos un molde desmoldable con un poco de mantequilla para que la tarta no se pegue y añadiremos la mezcla. Presionamos por todo el fondo para que la masa quede compacta y la distribuiremos bien por toda la base del molde. Cuando estén bien distribuida y bien compacta la llevaremos al frigorífico mientras preparamos el resto de la tarta.

Ponemos 3 hojas de gelatina en agua para que se hidrate. La hoja de gelatina que queda la vamos a reservar para añadírsela a la mermelada al final de la tarta.

Mientras que la gelatina se hidrata, vamos a poner en un cazo la nata ó crema para batir, el queso crema y el azúcar y lo vamos a calentar a fuego bajo removiendo continuamente. Cuando la gelatina esté hidratada la añadiremos a la mezcla y removeremos hasta que se disuelva por completo. Lo moveremos con unas varillas hasta que esté todo bien disuelto y cuando rompa a hervir lo retiraremos el fuego.

Vertemos la mezcla sobre el molde y lo llevaremos a la nevera durante una hora y media para que la gelatina haga su efecto.

Para hacer la cobertura, primero vamos a poner a hidratar la hoja de gelatina que nos ha sobrado en agua. Ponemos la mermelada a calentar en un cazo y cuando la gelatina esté hidratada la añadiremos. Batiremos la mezcla bien hasta que la gelatina esté bien integrada.

Añadiremos la mermelada a la tarta, que ya habrá endurecido lo suficiente para aguantar esta capa por haber estado la hora y media en la nevera.

Llevamos la tarta a la nevera y la dejamos reposar un mínimo de 4 horas.

Anímate a probar esta receta. Si te ha gustado, dale a me gusta, suscríbete y visita el canal de YouTube, el Facebook y el Instagram de De la nevera a tu mesa.

Crepes dulces o salados

Ingredientes para 6 unidades:

  • 250 ml de leche
  • 2 huevos
  • 125 g de harina de trigo
  • una pizca de sal
  • 20 g de mantequilla

Esta receta de crepes vale tanto para crepes dulces o salados.

Ponemos en un bol los huevos, la harina, la leche y la pizca de sal. Batimos todos los ingredientes con la batidora vigilando que no quede ningún grumo en el fondo ni en las paredes del bol.

Ponemos a calentar una sartén a fuego alto y añadiremos un poco de mantequilla para que los crepes no se peguen al fondo. Echamos un poco de la masa en la sartén y repartimos la masa para que cubra todo el fondo de la sartén. Esperamos unos 40 segundos y veremos que los crepes se despeguen de las paredes. En ese momento les daremos la vuelta y esperamos a que se hagan por ese lado. El segundo lado tarda un poco más que el primero. Iremos vigilándolo hasta que tenga el punto que queramos. Cuando esté echo retiraremos el crepe de la sartén y haremos los mismo hasta terminar con toda la masa.

Anímate a probar esta receta. Podéis probarla tanto con ingredientes dulces o salados. Yo los hice algunos con Nutella, otros con mermelada y otros con jamón y queso y estaban todos buenísimos.