Bechamel

DSC_0189

Ingredientes:

  • 1 cucharada grande de harina
  • 50 g de mantequilla
  • 400 ml de leche
  • Media cucharadita de sal
  • Media cucharadita de nuez moscada

Ponemos a calentar en un cazo la mantequilla hasta que se derrita, y cuando esté derretida añadiremos la harina. Dejaremos que se haga la harina durante un par de minutos removiendo continuamente para que no se pegue ni se queme.

Ahora añadiremos la leche. El truco para que os quede una bechamel bien fina y sin grumos es que la leche esté muy caliente cuando la echéis, así que antes de echarla, hay que calentarla en el microondas hasta que esté muy caliente. Tenemos que remover con las varillas continuamente. Así evitaremos que se nos produzcan grumos. Cuando haya espesado añadimos la sal y la nuez moscada.

Anímate a probarla, ya verás como está buenísima y sin ningún grumo.

Rollos de canela

DSC_0130 copia

Ingredientes:

Para la masa:

  • 700 g de harina
  • 7 g de levadura seca de panadería
  • 250 ml de leche
  • 75 g de mantequilla
  • 75 g de azúcar blanco
  • Media cucharadita de sal
  • 4 huevos

Para el relleno:

  • 300 g de azúcar moreno
  • 80 g de harina
  • 240 g de mantequilla
  • 12 cucharaditas de canela

Para el glaseado:

  • 100 g de azúcar glass
  • 4 cucharadas de nata
  • 1 chorrito de agua

En un cazo, ponemos a calentar la leche, la mantequilla, el azúcar y la sal y lo calentamos hasta que rompa a hervir.

En un bol aparte mezclamos la harina, la levadura seca de panadería y los huevos junto con la mezcla que hemos puesto a calentar y lo vamos a amasar con las manos o con una máquina de amasar durante unos 10 minutos hasta que tengamos una masa lisa.

Vamos a dejar reposar esta masa durante una hora o hasta que doble su volumen tapándola con un film transparente para que no cree costra.

Cuando haya doblado su volumen, espolvoreamos harina sobre una superficie lisa y vamos a amasar la masa con un rodillo formando un rectángulo de medio centímetro de espesor.

Ahora vamos a preparar el relleno. Para ello, mezclamos la mantequilla, la harina, el azúcar moreno y la canela y lo vamos a mezclar todo bien con ayuda de un tenedor hasta que quede una masa homogénea.

Ahora vamos a untar la masa al relleno con ayuda de los dedos.

Cuando esté toda la masa cubierta del relleno, vamos a hacer un rollo con la masa y vamos a cortar los rollitos de un centímetro y medio de espesor con un cuchillo.

Ponemos los rollitos en un molde para horno engrasado con mantequilla para que no se peguen. No los pondremos pegados ya que van a crecer. Vamos a dejar reposar durante media hora. Cuando hayan reposado los pincelamos con nata y los metemos en el horno a 190º durante 25-30 minutos.

Ahora vamos a preparar el glaseado. Para ello mezclamos el azúcar glas con la nata y vamos a ir añadiendo cucharaditas de agua hasta que tenga la textura adecuada. Tiene que ser ni muy líquida ni muy espesa.

Sacamos los rollitos de canela del horno y dejamos enfriar. Cuando estén fríos, vamos a echar el glaseado con ayuda de una manga pastelera.

Y ya puedes disfrutar de estos deliciosos rollos de canela. Están riquísimos.

Lasaña de carne

DSC_0113

Ingredientes:

  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 zanahoria
  • Media rama de apio
  • 500 g de carne picada
  • Medio vaso de vino tinto
  • 500 ml de caldo de pollo
  • 400 g de tomate frito
  • Placas de pasta para lasaña
  • Queso rallado
  • Aceite
  • Sal

Para la bechamel:

  • 1 cucharada grande de harina
  • 50 g de mantequilla
  • 400 ml de leche
  • Media cucharadita de sal
  • Media cucharadita de nuez moscada

En una sartén con un poco de aceite ponemos el diente de ajo bien picado. Añadimos la cebolla picada y a los dos minutos añadimos la zanahoria y el apio bien picados.

Cuando la verdura este pochada, añadimos la carne picada.

Cuando la carne picada esté hecha, añadiremos el medio vaso de vino tinto.

Cuando haya evaporado el alcohol (en un minuto aproximadamente), añadiremos el caldo de pollo, y lo dejaremos cociendo a fuego medio. En mi caso, el caldo de pollo ya tiene sal y por eso no le añado, pero si vuestro caldo no lleva sal, añadirla ahora al gusto.

A mitad de la cocción añadiremos el tomate frito y lo dejaremos cociendo hasta que reduzca el caldo. Cuando esté listo, lo retiramos del fuego.

Ahora prepararemos la bechamel. Para ello, ponemos a calentar en un cazo la mantequilla hasta que se derrita, y cuando esté derretida añadiremos la harina. Dejaremos que se haga la harina durante un par de minutos removiendo continuamente para que no se pegue ni se queme.

Ahora añadiremos la leche. El truco para que os quede una bechamel bien fina y sin grumos es que la leche esté muy caliente. Tenemos que remover con las varillas continuamente. Así evitaremos que se nos produzcan grumos. Cuando haya espesado añadimos la sal y la nuez moscada.

Ahora procedemos a montar la lasaña. Ponemos una base con el relleno. A continuación ponemos las placas de la lasaña. Hay placas que ya están precocidas y otras que tenéis que cocer. Leed las instrucciones del fabricante para saber cómo tenéis que elaborar las placas de pasta. En mi caso, eran precocidas, pero a mí siempre me gusta hidratarlas durante 15 minutos con agua tibia. Vamos alternando capas de relleno y de placas hasta terminar con una capa de placas de pasta. A continuación añadiremos la bechamel que hemos preparado cubriendo bien todo y lo cubriremos con queso rallado.

Ahora la llevaremos al horno y la gratinaremos a 180 grados durante 10 minutos o hasta que veamos que está doradita.

Anímate a probar esta receta!!!

Costillas a la barbacoa

1487661260368

Ingredientes:

  • 1 costillar de cerdo
  • 150 g de salsa barbacoa
  • 1 cucharada de miel
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 50 ml de Coca cola

Ponemos a hervir el costillar en agua durante 15 minutos.

Preparamos la salsa mezclando la salsa barbacoa que más os guste, la miel, el azúcar la de Coca Cola. Removemos hasta que esté todo bien integrado.

Sacamos las costillas de la olla y las ponemos sobre una fuente de horno. Las vamos a pincelar por arriba con la salsa que hemos preparado. Las vamos a meter en el horno a 180 grados durante 15 minutos.

A los 15 minutos, las sacamos del horno, les damos la vuelta y las pincelamos por el otro lado. Las volveremos a meter en el horno durante otros 15 minutos. Esta operación la tenéis que hacer dos veces más. Las sacamos del horno, les damos la vuelta y pincelamos. En total tienen que estar 60 minutos (30 minutos por cada lado en intervalos de 15 minutos). Vigilarlas para que no se os tuesten demasiado.

Anímate a probar esta receta. Si te ha gustado, dale a me gusta, suscríbete y visita el blog, el Facebook y el instagram de De la nevera a tu mesa.